wpe4.jpg (8913 bytes)


Sin lugar a dudas el término de Rebollar estuvo habitado desde tiempos prehistóricos, ya que se han encontrado en multitud de ocasiones restos de hachas, puntas de lanza, utensilios de molienda y las tumbas antropomorfas halladas en el "Cerro de la Castañera" similares a las halladas en las fincas del vecino término del Torno "El Mojigato", "Romannejo" y en el Prado Camacho". Se han hecho toda clase de elucubraciones sobre el origen de estas tumbas excavadas en la roca viva, unos la han fechado en la edad de hierro, otros las relacionan con altares prehistóricos de sacrificio, pero probablemente sean de carácter tardorromano.

Foto25b.jpg (24882 bytes)

Fotografía de una tumba antropomorfa tomada en el Cerro de la Castañera (termino de Rebollar)

También como enclave neolítico destaca el "Butracón", pequeña cueva, en forma de embudo, donde han ido apareciendo restos diversos, tal que hachas y cerámica tosca.

Foto24b.jpg (24306 bytes)

Detalle de la silueta humana que presenta la tumba. Aunque no se aprecia claramente en la fotograma, la tumba dispone de los remates internos que hacían que la tapa acoplara perfectamente en ella.

Realmente no existen referencias validas de la etapa prehistórica del Valle del Jerte ya que actualmente los estudios son casi inexistentes, pero podríamos entender que la cultura céltica ha dejado algunas manifestaciones aparentemente claras.

Foto27b.jpg (22101 bytes)

Fotografía de un recipiente tallado en la piedra, muy próximo a las tumbas en el Cerro de la Castañera.

Una anécdota sorprendente recogida de bocas campesinas sobre hallazgos arqueológicos en la zona, es la existencia de un "Verraco" en el "Cerro Patín", que desapareció en las primeras décadas del presente siglo. Al parecer, un señor que preguntó por el "Verraco" y se lo llevó a lomos de una caballería. Este tipo de esculturas zoomorfas en piedra son características de la cultura vetona (de origen celta).

verraco[1].jpg (27402 bytes)

Parte del verraco (parte posterior) que se encuentra en el  Instituto de E.S.O. "Maestro Gonzalez Korrea" de Jaraiz de la Vera.

En Extremadura se han identificado alrededor de 20 "Verracos" similares. Como ejemplo, cabría destacar la parte de un verraco de origen vetón que se encuentra en la actualidad en el instituto de E.S.O. "Maestro Gonzalo Korreas" de Jaraiz de la Vera, fechado entre los siglos V al III a de C. Los hombres vetones rendían culto al toro y al cerdo, que son fundamentalmente los dos tipos de animales que representan sus esculturas. Eran divinidades protectoras de los recintos ganaderos que solían colocarlos en las zonas de pastos y delimitaciones de las tribus, aunque también se relacionan con la fecundidad.

La romanización de la cuenca valxeritense ha dejado diversos testimonios arqueológicos, desde una red viaria de orden secundario hasta numerosas muestras numismáticas, útiles de cerámica, recipientes metálicos, baldosas, pesas de telares, etc., abundantes en el mencionado Cerro Patín. Se han hallado también allí denarios de plata en muy buen estado de conservación.

Patin1b.jpg (32882 bytes) Restos de baldosas  y objetos de barro encontrados en el Cerro Patmn.

Surgimiento de Rebollar. Ojalvo (aldea matriz)

Durante varios siglos el Valle del Jerte estuvo ocupado por cristianos y musulmanes sin que ninguno lograse un dominio estable en el territorio.

Las primeras poblaciones valxeritenses datan del siglo XII (periodo bajomedieval) donde se destaca la estructura básica de poblamiento de la comarca: Asperilla, Ojalvo, Peñahorcada, Navaconcejo, Cabezuela, Vadillo, Jerte, Tornavacas, como aldeas ribereñas; y Piornal y El Torno, como núcleos serranos.

Valleiv.tif (16798 bytes)

Desde esa fecha hasta el siglo XV, se produce una segunda repoblación, mas lenta y espaciada, que en algunos casos es un simple reajuste de poblaciones, como en el caso de la Campana de Ojalvo.

Vallexv.tif (24046 bytes)

Aunque no esta realmente clara la procedencia de los primeros colonos, parece ser que serían gentes castellanas y leonesas, incluso la contribución de los asturleoneses y abulenses parece que han dejado una huella en las formas dialectales del habla y en algunas costumbres.

El nombre de Ojalvo resulta imprescindible como referente histórico para conocer el pasado del actual Rebollar.

Ojalvo1b.jpg (23075 bytes) Fotografía del antiguo Ojalvo, conocido hoy en día como "El ventorro".

Aunque resulta casi imposible saber con precisión cuando aparece Ojalvo, se sabe que debió de ser de los primeras aldeas que surgieron a raiz de la política repobladora que Plasencia siguió en su afán de habitar y aprovechar las tierras mas próximas, poco después de fundarse la ciudad por Alfonso VIII (1186). Tampoco se sabe realmente si Ojalvo surgió en estas fechas como una aldea nueva o se levantó sobre los restos de una población anterior, ya que incluso algunos estudiosos estiman que existen antecedentes árabes.

Ojalvo2b.jpg (17846 bytes) Fotografía con las ruinas de las despobladas casas de Ojalvo.

El significado de "Campana de Ojalvo" se relaciona con la administración eclesiástica. Es un término empleado, desde el periodo medieval, para designar al conjunto de pequeños lugares adscritos a la jurisdicción de una sola iglesia o parroquia. Es una metonimia del lenguaje donde la campana representa y simboliza a la iglesia, de cuyos toques dependen varios poblados. Esta agrupación eclesiástica estaba constituida por Ojalvo -como sede-, Valdastillas y Rebollar.

Ojalvo8b.jpg (19151 bytes) Fotografía de las ruinas de Ojalvo junto con el pueblo de Valdastillas al fondo.

En cuanto al origen etimológico de Ojalvo, parece que procedería de "ojo-albo", donde "Ojo" iría asociado a la acepción de fuente o manantial y "albo", en el sentido de blanco, aludiría al carácter medicinal de la fuente.

Ojalvo6b.jpg (28911 bytes) Fotograma de un pozo de agua en el antiguo Ojalvo.

Desde el siglo XIII aparece el nombre de Ojalvo en documentos de diversa índole, destacando algún libro de montería donde se alude a los reyes y nobles en sus cazas del oso y del puerco en los montes del Valle del Jerte (Val de Xerete).

Ojalv10b.jpg (18047 bytes) Oriundo de la zona mostrando las ruinas de una de las casas de Ojalvo.

En 1468 Plasencia, como señora de su tierra, le concedió un terreno a la aldea de Ojalvo, para aprovechamiento en común de los tres pueblos: Ojalvo, Valdastillas y Rebollar, que formaban la ya comentada Campana de Ojalvo.

 

Principal fuente de información:  Acercamiento histórico a la antigua campana de Ojalvo. Valdastillas. Fernando Flores del Manzano.

 

atras1.gif (1650 bytes)

Pagina inicial

at_work[1].gif (11283 bytes)

consbar[1].gif (5595 bytes)